El IRPF de la indemnización por despido

Una de las prin­ci­pa­les nove­da­des que inclu­ye la refor­ma fis­cal pre­sen­ta­da el 23 de junio de 2014, es que la indem­ni­za­ción por des­pi­do pasa a pagar IRPF.

Has­ta la fecha, estas indem­ni­za­cio­nes esta­ban exen­tas en la cuan­tía esta­ble­ci­da con carác­ter míni­mo obli­ga­to­rio en el Esta­tu­to de los Tra­ba­ja­do­res (45 días por año tra­ba­ja­do antes de la refor­ma labo­ral y 33 días tras la refor­ma).

Con la nue­va refor­ma fis­cal, todas las indem­ni­za­cio­nes por des­pi­do ten­drán que tri­bu­tar, aun­que se bene­fi­cia­rán de un míni­mo exen­to de 2.000 euros por año tra­ba­ja­do (lo que per­mi­ti­rá que los con­tri­bu­yen­tes con suel­dos de 20.000 euros o menos no ten­gan que pagar a Hacien­da cuan­do sean des­pe­di­dos).

En con­cre­to, los con­tri­bu­yen­tes con suel­dos de 20.000 euros al año que vayan a reci­bir una indem­ni­za­ción por des­pi­do de 1.833 euros por año segui­rán exen­tos de tri­bu­ta­ción. De la mis­ma for­ma, todos los con­tri­bu­yen­tes que hayan teni­do suel­dos infe­rio­res a 20.000 euros segui­rán dis­fru­tan­do de la exen­ción del 100% de su indem­ni­za­ción si son des­pe­di­dos.

cuadro entrada blog

Has­ta aho­ra todas las indem­ni­za­cio­nes por des­pi­do esta­ban exen­tas al 100%, pero las nue­vas con­di­cio­nes afec­tan ya a los des­pi­dos que se hayan pro­du­ci­do a par­tir del 20 de junio de 2014.

TOPE MÍNIMO La nue­va exen­ción esta­ble­ce que los tra­ba­ja­do­res que hayan sido des­pe­di­dos de for­ma impro­ce­den­te tri­bu­tan a par­tir de los 2.000 euros por año tra­ba­ja­do, con lo que la pri­me­ra can­ti­dad “está exen­ta” de pago del IRPF.

TOPE MÁXIMO La exen­ción de los pri­me­ros 300.000 euros se redu­ce del 40% al 30%.

DERECHO COMPARADO: Nava­rra y País Vas­co ya gra­van el des­pi­do impro­ce­den­te pero lo hacen a par­tir de los 180.000 euros. En el res­to de paí­ses de nues­tro entorno o tri­bu­ta al com­ple­to y lo hace como ren­ta irre­gu­lar (Holan­da y Ale­ma­nia) o está com­ple­ta­men­te exen­to pero no para direc­ti­vos (Fran­cia).

El lími­te has­ta el que no ten­drán que decla­rar los con­tri­bu­yen­tes que obten­gan ren­tas pro­ce­den­tes exclu­si­va­men­te de ren­di­mien­tos ínte­gros del tra­ba­jo, se incre­men­ta de 11.200 a 12.000 euros anua­les.

Fuen­tes: EUROPA PRESS. Noti­cias Jurí­di­cas. Expan­sión. Ela­bo­ra­ción pro­pia.