JUBILACIÓN ANTICIPADA Y PARTICIPACIÓN EN EL ERE.

JUBILACIÓN ANTICIPADA Y PARTICIPACIÓN EN EL ERE.

Cada vez es más fre­cuen­te la situa­ción de jubi­la­ción anti­ci­pa­da por cese invo­lun­ta­rio del tra­ba­ja­dor, refle­ja­da en el acuer­do del Expe­dien­te de Regu­la­ción de Empleo, como medi­da de rees­truc­tu­ra­ción empresarial.02b.- Jubilación Anticipada. Imagen. 04.08.2014.

Como requi­si­tos de acce­so a la moda­li­dad de jubi­la­ción anti­ci­pa­da por cese invo­lun­ta­rio en el tra­ba­jo, la Ley esta­ble­ce cua­tro gran­des requisitos:

1º.- Edad de acce­so siem­pre infe­rior en 4 años a la máxi­ma de jubi­la­ción, es decir, en 2014 y 2015, 61 años de edad.

2º.- Estar ins­cri­to, duran­te un perío­do míni­mo de seis meses como deman­dan­te de empleo, inme­dia­ta­men­te ante­rio­res a la fecha de jubilación.

3º.- Un perío­do míni­mo de 33 años de coti­za­ción efec­ti­va, en tér­mi­nos gené­ri­cos. A estos efec­tos, son váli­dos los perío­dos coti­za­dos como bene­fi­cia­rios del sub­si­dio de des­em­pleo, así como del coti­za­do a la Segu­ri­dad Social como pres­ta­ción del ser­vi­cio mili­tar obli­ga­to­rio o la pres­ta­ción social sustitutoria.

4º.- Cese invo­lun­ta­rio en el tra­ba­jo, pro­du­ci­do como con­se­cuen­cia de una situa­ción de rees­truc­tu­ra­ción empre­sa­rial, que impi­da la con­ti­nui­dad de la rela­ción labo­ral. Si bien es cier­to, la ley no espe­ci­fi­ca que el Expe­dien­te de Regu­la­ción de Empleo sea medi­da con­cre­ta de rees­truc­tu­ra­ción empre­sa­rial, en tér­mi­nos jurí­di­cos con­cep­tua­les, si se con­si­de­ra como tal.

Este últi­mo requi­si­to pue­de lle­gar a ser con­tro­ver­ti­do, toda vez que el tra­ba­ja­dor no ha debi­do ser des­pe­di­do, sino que debe ser obje­to de una extin­ción de su con­tra­to, con carác­ter involuntario.

Para el caso que el tra­ba­ja­dor inclui­do de for­ma invo­lun­ta­ria en el ERE, vuel­va a tra­ba­jar con una rela­ción labo­ral dis­tin­ta, no se jubi­la­rá a los 61 años, sino a los 63 años de edad. En este últi­mo pun­to, y ante la legis­la­ción apli­ca­ble al caso, tan­to pre­sen­te como futu­ra, es nece­sa­rio dejar cla­ro que es extre­ma­da­men­te com­ple­jo rea­li­zar un diag­nós­ti­co exac­to de la tra­yec­to­ria de la pre­ju­bi­la­ción, jubi­la­ción anti­ci­pa­da y jubi­la­ción, con­cre­ta­men­te de los coefi­cien­te y perío­dos de coti­za­cio­nes acre­di­ta­dos, que es lo que al fin y al cabo, se tra­du­ce a cifra con­cre­ta en euros de pen­sio­nes de carác­ter personal.

FUENTES: Por­tal Segu­ri­dad Social; Memen­to Prác­ti­co Fran­cis Lefeb­vre 2014; Ley Gene­ral de Segu­ri­dad Social; y ela­bo­ra­ción propia.