El TS establece que el plazo de tres d铆as que tiene el trabajador despedido para reincorporarse es un plazo procesal y no civil[1]

La cuesti贸n que se plantea en el presente recurso consiste en determinar la naturaleza civil o procesal del 鈥減lazo no inferior a los tres d铆as siguientes al de la recepci贸n del escrito鈥 ex art. 278 LRJS que en el supuesto de ejecuci贸n de sentencia firme de despido declarado improcedente con ejercitada opci贸n empresarial por la readmisi贸n debe, como m铆nimo, respetar el empleador en favor del trabajador para fijar a partir de entonces la fecha para la efectiva reincorporaci贸n de 茅ste.

Iustel

La sentencia recurrida entendi贸 que se trataba de un plazo civil y que, por tanto, la pretendida reincorporaci贸n del trabajador se efectu贸 extempor谩neamente, pues no deb铆an excluirse los s谩bados, domingos y d铆as festivos para el c贸mputo de dicho plazo. El TS, en aplicaci贸n de la doctrina establecida por la Sala, interpretando el art. 208 de la LPL de 1980 en un proceso en que tambi茅n se cuestionaba la naturaleza del plazo de tres d铆as, llega a la conclusi贸n de que el mismo hab铆a de considerarse plazo procesal, excluy茅ndose, en consecuencia, los s谩bados, domingos y d铆as festivos. En virtud de dicha doctrina, estima el presente recurso, declarando que el trabajador solicit贸 su reincorporaci贸n dentro del plazo legalmente establecido, y, no habiendo sido readmitido, declara extinguida la relaci贸n laboral que un铆a a las partes, con abona por la empresa de las percepciones econ贸micas previstas en el art. 56.1 y 2 del ET.

脫rgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Social

Sede: Madrid

Secci贸n: 1

N潞 de Recurso: 2062/2014

N潞 de Resoluci贸n:

Procedimiento: SOCIAL

Ponente: FERNANDO SALINAS MOLINA

Tipo de Resoluci贸n: Sentencia

TRIBUNAL SUPREMO

Sala de lo Social

SENTENCIA

En la Villa de Madrid, a diecinueve de Enero de dos mil diecis茅is.

Vistos los presentes autos pendientes ante esta Sala en virtud del recurso de casaci贸n para la unificaci贸n de doctrina interpuesto por el trabajador ejecutante Don Eleuterio , representado y defendido por el Letrado Don David Mir贸 Carmona, contra la sentencia de fecha 11-diciembre-2013 (rollo 209/2013) dictada por la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Baleares en el recurso de suplicaci贸n interpuesto por dicho trabajador contra el auto dictado por el Juzgado de lo Social n潞 3 de Palma de Mallorca en fecha 23- septiembre-2012 (autos 1098/2011) en proceso ejecuci贸n definitiva de sentencia de despido improcedente con opci贸n empresarial por la readmisi贸n siendo parte ejecutante el referido trabajador y ejecutada la empresa 芦MOTU PROPIO GENERAL DE CONSTRUCCIONES, S.L.禄, en estado legal de concurso de acreedores, habiendo sido citado el FONDO DE GARANT脥A SALARIAL.

Es Magistrado Ponente el Excmo. Sr. D. Fernando Salinas Molina ,

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO .- El d铆a 11 de diciembre de 2013 la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Baleares, dict贸 sentencia, en virtud del recurso de suplicaci贸n n潞 209/2013 interpuesto contra el auto del Juzgado de lo Social n潞 3 de Palma de Mallorca, en los autos n潞 1098/2011, en proceso ejecuci贸n definitiva de sentencia de despido improcedente con opci贸n empresarial por la readmisi贸n siendo parte ejecutante el trabajador Don Eleuterio y ejecutada la empresa 芦Motu Propio General de Construcciones, S.L.禄, en estado legal de concurso de acreedores, habiendo sido citado el Fondo de Garant铆a Salarial. La parte dispositiva de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Baleares, es del tenor literal siguiente: 禄 Desestimando el recurso de suplicaci贸n formulado por la representaci贸n de Don Eleuterio objetivo sea contra el auto dictado por el juzgado de lo social n煤mero tres de los de esta ciudad (autos 1098/2011) el 23 de septiembre de 2012 en el que se desestim贸 la reposici贸n contra el auto de 13 de junio de 2012 en el que se declar贸 no haber lugar a la ejecuci贸n solicitada, acord谩ndose el archivo provisional de las actuaciones, se confirma dicho Auto 芦.

SEGUNDO.- El Auto, de fecha 23 de septiembre de 2012, dictado por el Juzgado de lo Social n潞 3 de Palma de Mallorca , conten铆a los siguientes hechos probados: 禄 Primero.- En fecha 2-3-2012 se dict贸 Sentencia por este Juzgado de lo Social declarando la improcedencia del despido del actor, que es firme. Segundo.- La empresa demandada opt贸, en tiempo y forma, por la readmisi贸n del actor, comunicando al Juzgado de lo Social, en fecha 21-3- 2012 que se hab铆a llamado al actor para su reincorporaci贸n en fecha 26-3-2012 en Son Servera. Tercero.- La demandada comunic贸 burofax n潞 NUM000 al actor, fechado el 21-3-2012, comunicado el 31-3-2012, para su reincorporaci贸n el 26-3-2012. Cuarto.- Al recibir la comunicaci贸n de Correos de no entregado, posteriormente la demandada comunic贸 al actor burofax n潞 NUM001 , el 26-3-2012, comunicado a este el 27-3-2012, en la indicada se debe de reincorporarse al trabajo el 30-3-2012. Quinto.- En fecha 3-4-2012 el actor remiti贸 a la empresa burofax n潞 NUM002 afirmando que hab铆a recibido el burofax de 21-3-2012 el 31- 3-2012 y que, de acuerdo con lo dispuesto en el art. 278 de la LPL , pon铆a en conocimiento de la empresa que se reincorporar铆a el 10-4-2012. Sexto.- En fecha 10-4-2010 la demandada entreg贸 al actor, cuando se iba a incorporar a su trabajo carta de despido, por ausencias al trabajo desde el 1 de abril al 10 de abril de 2012. S茅ptimo.- En fecha 26-4-2012 la parte actora solicit贸 la ejecuci贸n de la Sentencia, que se despach贸 por auto de 4-5-2012, pidiendo en el mismo escrito la celebraci贸n de incidente por la readmisi贸n irregular del actor. Octavo.- Tras ser citadas las partes, dicho acto tuvo lugar, tras su suspensi贸n el 23-5-2012, el d铆a 30-5-2012, con el resultado que obra en autos. Noveno.- En fecha 13-6-2012 se dict贸 auto disponiendo no haber lugar a la ejecuci贸n solicitada al no haberse reincorporado al actor en el plazo legalmente previsto, siendo despedido cuando fue m谩s tarde a incorporarse a la empresa demandada. D茅cimo.- Contra dicha auto se formul贸 recurso de reposici贸n por la parte actora en fecha 3-6-2012, del que se dio vista a la demandada con el resultado que obra en autos 芦.

El fallo de dicho auto es del tenor literal siguiente: 禄 Se desestima el recurso de reposici贸n planteado por la parte actora 芦.

TERCERO.- Por el Letrado Don David Mir贸 Carmona, en nombre y representaci贸n de Don Eleuterio , formul贸 recurso de casaci贸n para la unificaci贸n de doctrina, en el que: PRIMERO.- Se alega como sentencia contradictoria con la recurrida la dictada por la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Catalu帽a, de fecha 19-julio-2000 (rollo 2028/2000 ). SEGUNDO.- Articula el recurso en cuatro motivos y lo formula por el cauce procesal del art. 207.e) LRJS (禄 Infracci贸n de las normas del ordenamiento jur铆dico o de la jurisprudencia que fueren aplicables para resolver las cuestiones objeto de debate 芦), denuncia como infringidos por la sentencia de suplicaci贸n impugnada, por una parte, los arts. 278 y 281 LRJS , 4.2.a ) y 30 ET y 24.1 CE ; por otra parte, el art. 278 LRJS en relaci贸n con el art. 133.2 LEC ; y, finalmente, el art. 278 LRJS en relaci贸n con los arts. 281 LRJS , 1282 y 6.4 C贸digo Civil y 56.1 ET .

CUARTO.- Por providencia de esta Sala de 26 de febrero de 2015, se admiti贸 a tr谩mite el presente recurso y por diligencia de ordenaci贸n de la misma fecha se dio traslado del mismo a la parte recurrida, para que formalizara su impugnaci贸n en el plazo de quince d铆as.

QUINTO.- No habi茅ndose personado la parte recurrida, no obstante haber sido emplazada, pasaron las actuaciones al Ministerio Fiscal para que emitiera informe, dictaminando en el sentido de considerar el recurso improcedente, e instruido el Excmo. Sr. Magistrado Ponente, se declararon conclusos los autos, se帽al谩ndose para la votaci贸n y fallo el d铆a 19 de enero actual, en cuya fecha tuvo lugar.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.- 1.- La cuesti贸n que se plantea en el presente recurso de casaci贸n unificadora consiste en determinar la naturaleza civil o procesal del 禄 plazo no inferior a los tres d铆as siguientes al de la recepci贸n del escrito 禄 ex art. 278 LRJS que en el supuesto de ejecuci贸n de sentencia firme de despido declarado improcedente con ejercitada opci贸n empresarial por la readmisi贸n debe, como m铆nimo, respetar el empleador en favor del trabajador para fijar a partir de entonces la fecha para la efectiva reincorporaci贸n de 茅ste, lo que deber谩 hacer constar en la comunicaci贸n escrita que debe remitirle, dentro de los diez d铆as siguientes a aquel en que se le notifique la sentencia; puesto que, en el primer caso, de tratarse de plazo civil o sustantivo se contar铆a de fecha a fecha, sin descontar los d铆as inh谩biles (arg. ex art. 5.2 C贸digo Civil ) y, sin embargo, de tratarse de un plazo procesal no se computar谩n los s谩bados, domingos y los festivos en la sede del 贸rgano jurisdiccional (arg. ex arts. 182 y 185 LOPJ , 43.3 LRJS , 133.2 y 4 y 134 LEC , entre otros).

2.- Con car谩cter previo es dable recordar que el art. 278 LRJS (禄 Readmisi贸n del trabajador 芦), incluido en el cap铆tulo denominado 禄 De la ejecuci贸n de las sentencias firmes de despido 芦, dispone que 禄 Cuando el empresario haya optado por la readmisi贸n deber谩 comunicar por escrito al trabajador, dentro de los diez d铆as siguientes a aquel en que se le notifique la sentencia, la fecha de su reincorporaci贸n al trabajo, para efectuarla en un plazo no inferior a los tres d铆as siguientes al de la recepci贸n del escrito. En este caso, ser谩n de cuenta del empresario los salarios devengados desde la fecha de notificaci贸n de la sentencia que por primera vez declare la improcedencia hasta aquella en la que tenga lugar la readmisi贸n, salvo que, por causa imputable al trabajador, no se hubiera podido realizar en el plazo se帽alado 芦; teniendo el precepto ahora vigente (Ley 36/2011, de 10 de octubre, reguladora de la jurisdicci贸n social) id茅ntico contenido al del derogado art. 276 LPL (Real Decreto Legislativo 2/1995, de 7 de abril, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Procedimiento Laboral ).

3.- La sentencia ahora recurrida en casaci贸n unificadora ( STSJ/Baleares 11-diciembre-2013 -rollo 209/2013 ), — confirmando el auto dictado en ejecuci贸n de sentencia firme (AJS/Palma de Mallorca n潞 3 de fecha 23-septiembre-2012 -autos 1098/2011) –, interpreta que se est谩 ante un plazo civil, y enjuiciando un supuesto en que recibida por el trabajador despedido improcedentemente la comunicaci贸n empresarial el d铆a 31-03-2012, transcurrido ya, por demora en la notificaci贸n, la fecha que el empresario fijaba en aqu茅lla para la reincorporaci贸n, por dicho empleado se indic贸 al empresario que se reincorporar铆a el d铆a 10-04- 2012 puesto que el c贸mputo se iniciaba el d铆a 01-04-2012 y ser los d铆as comprendidos desde el 5 al 09-04-2012 festivos (coincidentes con s谩bado y con los d铆as festivos por semana santa en la Comunidad Aut贸noma, hecho no discutido), concluye la Sala de suplicaci贸n que la pretendida reincorporaci贸n del trabajador se efectu贸 extempor谩neamente al no deber excluirse los d铆as festivos; argumentando, en esencia, que << El trabajador dispone de un plazo no inferior a tres d铆as para reincorporarse, tiempo suficiente para organizarse, pero no puede postergar libremente la fecha de la readmisi贸n a la que m谩s le convenga, en el presente caso una vez transcurridas las festividades de la Semana Santa, bajo la excusa de que en esos tres d铆as s贸lo deben comprender los d铆as laborables, lo cual no s贸lo no se establece en el art铆culo 281 LRJS sino que ser铆a contrario a lo establecido a la regla de c贸mputo civil de los plazos establecida en el art铆culo 5.2 del c贸digo civil a tenor del cual en el c贸mputo civil de los plazos no se excluyen los d铆as inh谩biles. Adem谩s, esta exclusi贸n tampoco se ajusta a la finalidad que se persigue con ese plazo para la reincorporaci贸n, que se cumple igual en d铆as laborables que en festivos, pues unos y otros sirven a la finalidad de organizar la vuelta al trabajo >>.

4.- Por el contrario, la sentencia que por el trabajador ahora recurrente se invoca como de contraste ( STSJ/Catalu帽a 19-julio-2000 -rollo 2028/2000 ) interpreta que el referido plazo de tres d铆as es procesal y deben excluirse los festivos. Analiza un supuesto en que la comunicaci贸n escrita empresarial la recibe el trabajador el d铆a 05-02-1998 requiri茅ndosele para que se incorporara el 09-02-1998, no efectu谩ndolo por entender que el plazo m铆nimo no finalizaba hasta el 10-02-1998 al deber iniciarse el c贸mputo del plazo el d铆a siguiente al de la recepci贸n de la comunicaci贸n (a partir del 06-02-1998) y ser el d铆a 08-02-1998 domingo, interpretando la Sala de suplicaci贸n que al no readmitir la empresa al trabajador el citado d铆a 10-02-1998 incumpli贸 la obligaci贸n de readmitir; argumentando, en esencia, con invocaci贸n de los principios deducibles de nuestra STS/IV 23-noviembre-1998 (rcud 634/1998 ), que << De esta sentencia se infiere, que el plazo de diez d铆as del que dispone la empresa para comunicar por escrito al trabajador la fecha de la reincorporaci贸n desde el momento en el que causa firmeza la sentencia que declara la improcedencia del despido, es de naturaleza procesal y tiene por lo tanto car谩cter preclusivo, debiendo aplicarse con toda rigurosidad las consecuencias derivadas de su incumplimiento. Y aunque nada se dice sobre la interpretaci贸n y alcance que haya de darse al plazo de tres d铆as que este mismo precepto se帽ala como plazo m铆nimo que el empresario ha de conceder al trabajador para reincorporarse una vez que ha recibido el escrito en el que se le insta para ello, esto no ha de impedir que debamos aplicar ese mismo criterio rigorista, al estar igualmente regulado este otro plazo en el mismo precepto legal, tener id茅ntica naturaleza y finalidad y constituir una fase m谩s del proceso de ejecuci贸n de la sentencia firme de despido >>, que << T茅ngase en cuenta que la situaci贸n jur铆dica a que se llega en la ejecuci贸n de una sentencia de despido deriva de una anterior actuaci贸n il铆cita del empresario, que ha de ser remediada en este tr谩mite procesal habilitando un mecanismo para que el trabajador recupere el puesto de trabajo del que fue indebidamente despedido, lo que motiva que el legislador haya considerado necesaria la concesi贸n de una cierto margen de tiempo para la reincorporaci贸n, que no puede quedar restringido o incluso completamente anulado de computarse los d铆as en los que esta reincorporaci贸n no es exigible, porque ni tan siquiera podr铆a llevarse a efecto al estar cerradas las instalaciones de la empresa >> y concluyendo que <<…

en el supuesto enjuiciado esta 煤ltima posibilidad no ha sido alegada por la empresa y no hay dato alguno que permita considerar que el domingo se encontrare abierta y contare por ello el trabajador con la posibilidad de incorporarse, lo que impone como conclusi贸n que no deba computarse el domingo d铆a 8 de febrero y en consecuencia, el plazo m铆nimo que debi贸 concederse al actor finalizaba el d铆a 10 de ese mismo mes y hasta ese momento debi贸 esperar el empresario antes de dar por extinguida la relaci贸n laboral por incomparecencia del trabajador >>.

5.- Concurre, como informa el Ministerio Fiscal, el requisito o presupuesto de contradicci贸n de sentencias exigido en el art. 219.1 LRJS para viabilizar el recurso de casaci贸n unificadora, pues en ambas sentencias la soluci贸n final contradictoria adoptada deriva de una interpretaci贸n distinta de la naturaleza del referido plazo m铆nimo de tres d铆as que debe respetar el empleador al fijar la fecha de reincorporaci贸n del trabajador improcedentemente despedido, y as铆, mientras que la sentencia recurrida entiende que se trata de un plazo civil por lo que no excluye los d铆as festivos, resulta que la sentencia de contraste interpreta que se est谩 ante un plazo procesal y excluye los d铆as festivos del c贸mputo. Es de destacar sin embargo una circunstancia, que ambas sentencias resuelven impl铆citamente, pues en la sentencia de contraste se computa el s谩bado como d铆a h谩bil a pesar de afirmarse que el cuestionado plazo es de car谩cter procesal, mientras que en la recurrida, como consecuencia de entender se trata de un plazo civil, el s谩bado y los d铆as festivos se consideran d铆as h谩biles; lo que entendemos que no afecta a la existencia de contradicci贸n en el presente caso.

SEGUNDO.- 1.- El trabajador recurrente en casaci贸n unificadora, por el cauce procesal del art. 207.e) LRJS (禄 Infracci贸n de las normas del ordenamiento jur铆dico o de la jurisprudencia que fueren aplicables para resolver las cuestiones objeto de debate 芦), denuncia como infringidos por la sentencia de suplicaci贸n impugnada, por una parte, los arts. 278 y 281 LRJS , 4.2.a ) y 30 ET y 24.1 CE ; por otra parte, el art. 278 LRJS en relaci贸n con el art. 133.2 LEC ; y, finalmente, el art. 278 LRJS en relaci贸n con los arts. 281 LRJS , 1282 y 6.4 C贸digo Civil y 56.1 ET ; instando, en definitiva, que, con estimaci贸n de su recurso, que ante la falta de readmisi贸n empresarial se declare extinguida la relaci贸n laboral en la fecha de la presente resoluci贸n con las dem谩s consecuencias en cuanto a indemnizaci贸n y a salarios de tramitaci贸n establecidas en el art. 281.2 LRJS .

2.- La empresa ejecutada no se ha personado en el presente recurso casacional y el Ministerio Fiscal, en su informe, considera que debe declarase la procedencia del recurso con anulaci贸n de la sentencia recurrida.

TERCERO.- 1.- El ahora cuestionado art. 278 LRJS (coincidente en todo con derogado art. 276 LPL ) concede al empresario, en el 谩mbito de un proceso de ejecuci贸n definitiva de sentencia firme de despido improcedente en que hubiere optado por la readmisi贸n, la facultad de fijar la fecha concreta en la que el trabajador despedido debe reincorporarse al trabajo para poder entender que el empleador ha cumplido con la obligaci贸n de hacer en que la readmisi贸n consiste, debiendo abonarle, en su caso y como regla, los salarios devengados hasta tal fecha fijada empresarialmente, con la 煤nica limitaci贸n legal, en beneficio del trabajador, que dicha fecha de reincorporaci贸n no podr谩 fijarse con anterioridad a que hayan transcurrido tres d铆as desde la recepci贸n por el despedido de la notificaci贸n empresarial (禄 en un plazo no inferior a los tres d铆as siguientes al de la recepci贸n del escrito 芦), para evitar actuaciones sorpresivas que le impidieran acudir oportunamente a su puesto de trabajo con las derivadas consecuencias negativas y para permitirle la organizaci贸n de su vida (personal, familiar o incluso laboral, si estaba prestado v谩lidamente servicios en otra empresa o por cuenta propia).

2.- La finalidad de tal limitaci贸n legal a la excepcional facultad empresarial de fijaci贸n concreta de fecha a su obligaci贸n de readmitir para acelerar su cumplimiento voluntario, — pues, en ausencia de tal facultad, deber铆a ser fijada judicialmente ya que en el proceso de ejecuci贸n social 禄 Iniciada la ejecuci贸n, la misma se tramitar谩 de oficio, dict谩ndose al efecto las resoluciones necesarias 禄 ( art. 239.3 LRJS ), y no surgir铆a la cuesti贸n ahora planteada sobre la naturaleza del referido plazo de tres d铆as –, as铆 como las consecuencias de su incumplimiento, han sido resaltadas y analizadas por la jurisprudencia en unificaci贸n de doctrina por esta Sala de casaci贸n en interpretaci贸n de este ya cl谩sico precepto de nuestro ordenamiento procesal social (incluso con contenido similar en el art. 208 LPL/1980 ), entendi茅ndose, entre otros extremos, que:

a) << El plazo de diez d铆as del art铆culo 276 LPL establece a partir de qu茅 momento se produce la falta de readmisi贸n, dando as铆 seguridad al supuesto legal del que parte la norma de ejecuci贸n. Pero … no sucede lo mismo con el plazo no inferior a 3 d铆as, que el art铆culo 276 LPL se帽ala para que el trabajador se incorpore. Este es un plazo que ya no afecta a la oferta de readmisi贸n, pues 茅sta ya est谩 acordada; es un plazo que cumple otra finalidad: la de conceder un tiempo suficiente al trabajador para incorporarse al trabajo, de manera que pueda dilatar esa reincorporaci贸n durante un m铆nimo de tres d铆as por razones de conveniencia o comodidad. Se trata de un plazo que ampl铆a el margen del trabajador para reincorporarse. La finalidad de esta norma es, por tanto, completamente distinta de la que determina el establecimiento del plazo para readmitir del empresario. Por ello, no debe darse al plazo m铆nimo de reincorporaci贸n el mismo tratamiento que, en el orden sancionador, se le da al incumplimiento del plazo para readmitir. La protecci贸n de la finalidad de la norma y del inter茅s del trabajador protegido por ella se logra mejor aplicando la sanci贸n general -m谩s perfecta- del art铆culo 6.3 del C贸digo Civil , de acuerdo con el cual los actos contrarios a las normas imperativas son nulos de pleno derecho, salvo que la ley establezca un efecto distinto, lo que … aqu铆 no sucede. La nulidad implica que el plazo inferior se tenga por no puesto y que el trabajador pueda incorporarse en el plazo legal sin que ello determine sanci贸n disciplinaria alguna >> ( STS/IV 23-julio-2008 -rcud 3682/2007 , con doctrina seguida en STS/IV 16-diciembre-2008 -rcud 4245/2007 , en la que a pesar de anunciarlo no aborda la problem谩tica de si se trata de un plazo civil o procesal).

b) Cuando sea legal y materialmente imposible la incorporaci贸n del trabajador a su puesto de trabajo, en especial por encontrarse en situaci贸n de incapacidad temporal que comporta la suspensi贸n del contrato de trabajo en el momento en que la sentencia de despido cobra firmeza, el empresario, si ha optado por la readmisi贸n, est谩 exento de cumplir el deber de requerir al actor para incorporarse al trabajo, impuesto por el art. 276 LPL , hasta que tal situaci贸n cese y que el plazo para que el trabajador inste el incidente cuenta a partir del alta m茅dica ( STS/IV 18-octubre-2000 -rcud 272/2000 ).

c) La obligaci贸n impuesta al empresario en el art. 276 LPL tiene un contenido predeterminado pues ha de limitarse a fijar la fecha de incorporaci贸n (<< Hay que destacar que cuando el empresario por decisi贸n propia o por imposici贸n legal hubiere optado por la readmisi贸n el contenido de su decisi贸n ya viene predeterminado por el legislador pues la posibilidad que se ofrece es 煤nicamente la de se帽alar al trabajador la fecha de la reincorporaci贸n al trabajo >>) ( STS/IV 22-junio-2001 -rcud 1687/2000 -Sala General).

3.- Precisamente con ocasi贸n de un proceso declarativo de despido, esta Sala de lo Social en un recurso de casaci贸n por infracci贸n de ley tuvo la ocasi贸n de interpretar el art. 208 LPL/1980 , deduci茅ndose de sus razonamientos que el cuestionado plazo de tres d铆as lo consideraba un plazo procesal excluyendo para su c贸mputo no solamente los d铆as festivos, sino tambi茅n los s谩bados. Se razonaba que << En el segundo motivo … se denuncia la violaci贸n de lo previsto en el art铆culo 54, n煤mero segundo, en relaci贸n con 茅l 55, n煤mero tercero, ambos del Estatuto de los Trabajadores , relativos a las faltas repetidas e injustificadas de asistencia o puntualidad al trabajo; motivo que, como informe al Ministerio Fiscal, no puede prosperar porque los hechos sobre los que se asienta el litigio … no implican una reiteraci贸n de faltas injustificadas, sino por el contrario, un claro exceso empresarial. En efecto, la empresa emplea el 22 de julio de 1985 la forma de v铆a telegr谩fica para requerir al trabajador que se presente en la misma fecha y si 茅ste no est谩 en su domicilio y localizado se pone en comunicaci贸n con la empresa el 26 de igual mes y en el lugar de trabajo el lunes 29 de julio de dicho a帽o, habida cuenta que el 25 fue festivo (Santiago Ap贸stol) y 27 y 28 s谩bado y domingo, es incuestionable que no hab铆a transcurrido el plazo que establece el art铆culo 208 de la Ley de Procedimiento Laboral de que el empresario comunique por escrito al trabajador la fecha de su reincorporaci贸n al trabajo, para efectuarla en <<un plazo no inferior a los tres d铆as siguientes al de la recepci贸n del escrito>>; de lo que deriva que la imputaci贸n que hace el empresario para despedir al trabajador es notoriamente incierta y reveladora de un fraude y de un prop贸sito de prescindir del trabajador … >> ( STS/Social 11-diciembre-1986 -sentencia n潞 2245).

CUARTO.- 1.- Ciertamente 禄 de lege ferenda 禄 podr铆an articularse f贸rmulas m谩s cercanas a la realidad social y empresarial para que, respetando ese plazo de gracia m铆nimo de tres d铆as en favor del trabajador despedido il铆citamente y su finalidad, se pudieran tener en cuenta para la determinaci贸n del referido plazo, entre otras circunstancias, conforme al caso concreto, los d铆as de la semana en que contractualmente el despedido est谩 obligado a trabajar en la empresa, los d铆as de actividad empresarial y si 茅sta se desarrolla, en todo o en parte, los s谩bados y festivos, el lugar de reincorporaci贸n si exige o no desplazamientos, etc.

M谩s tales circunstancias, aunque pudieran valorarse en alg煤n caso concreto para juzgar sobre la conducta de las partes y el leal cumplimiento de sus respectivas obligaciones, sin embargo no es funci贸n de los 贸rganos jurisdiccionales establecerlas, lo que podr铆a generar, si as铆 se efectuara judicialmente, inseguridad jur铆dica y el derivado planteamiento de m煤ltiples incidentes de readmisi贸n irregular con las consiguientes demoras en la ejecuci贸n de las sentencias firmes.

2.- Por ello, aunque en alg煤n caso concreto, en atenci贸n a las circunstancias reales concurrentes, las consecuencias de interpretar que el plazo de tres d铆as ahora cuestionado es procesal y que por ello no deben computarse los s谩bados, domingos y los festivos en la sede del 贸rgano jurisdiccional, pudiera entenderse socialmente inadecuada; sin embargo, razones de seguridad jur铆dica, al afectar a la interpretaci贸n de una norma de car谩cter general que debe servir para, en todas las variables circunstancias, las partes (ejecutante y ejecutado) conozcan con certeza c贸mo aplicarla al ser trascendentes las consecuencias derivadas de su posible incumplimiento en orden a la existencia o no de readmisi贸n regular en un proceso de ejecuci贸n definitiva de una sentencia de despido improcedente con opci贸n empresarial por la readmisi贸n, lo que, entendemos, obliga a mantener la tesis expuesta.

3.- Para llegar a tal conclusi贸n puede tambi茅n coadyuvar: a) la circunstancia jur铆dica de que, como regla, los plazos establecidos en la normativa procesal debe entenderse como procesales salvo que se establezca otra cosa ( arts. 182 y 185 LOPJ , 43.3 LRJS , 133.2 y 4 supletoria LEC -禄 2. En el c贸mputo de los plazos se帽alados por d铆as se excluir谩n los inh谩biles 禄 y 禄 4. Los plazos que concluyan en s谩bado, domingo u otro d铆a inh谩bil se entender谩n prorrogados hasta el siguiente h谩bil 芦-, 134 LEC), lo que aqu铆 no acontece ( arts.

278 a 280 LRJS ); y b) as铆 como la existencia de razones de igualdad en la interpretaci贸n sobre la naturaleza de uno y otro plazo, — como destaca la sentencia de contraste y se informa por el Ministerio Fiscal –, pues, respecto al plazo de diez d铆as que en el propio art. 278 LRJS se concede al empresario para comunicar al trabajador la fecha de readmisi贸n, se ha declarado reiteradamente por nuestra jurisprudencia, directa o indirectamente, que se trata de un plazo procesal que se inicia desde la notificaci贸n de la sentencia al empresario (incluso sin esperar a su firmeza si fuere la de instancia), aun destacando la distinta finalidad de uno y otro plazo (entre otras, SSTS/IV 23-noviembre-1998 -rcud 634/1998 , 22-junio-2001 -rcud 1687/2000 Sala General , 15-marzo-2004 -rcud 1391/2003 , 23-julio-2008 -rcud 3682/2007 , 16-diciembre-2008 -rcud 4245/2007 ) y afirmando la citada STS/IV 23-noviembre-1998 que << el plazo de diez d铆as del art. 276 LPL , es un plazo procesal que, regulado en la fase de ejecuci贸n de sentencia de despido improcedente, tiene por finalidad conceder al autor de un il铆cito laboral -as铆 declarado por sentencia firme- la posibilidad de restablecer voluntariamente el orden laboral perturbado. Plazo que, consecuentemente, determina la oportunidad de los actos procesales y su preclusi贸n, lo que quiere decir que, transcurrido el tiempo se帽alado por la ley para la realizaci贸n del acto, este ya no se puede realizar. El car谩cter preclusivo del plazo que otorga al empleador el art. 276 LPL para el cumplimiento de la sentencia de despido, no puede quedar a su libre arbitrio, -es de recordar, tambi茅n, al efecto, lo dispuesto en el art. 1256 C贸digo Civil sobre que el cumplimiento de los contratos no puede dejarse al arbitrio de una sola de las partes- sino a la norma procesal que fija y cierra, desde el inicio del proceso, los plazos o 谩mbitos temporales de los intervinientes en el mismo, participando tal plazo de car谩cter perentorio e improrrogable, a que se refiere el art铆culo 43.3 LPL >>.

QUINTO.- La aplicaci贸n de la anterior doctrina al supuesto ahora enjuiciado, — en el que por la sentencia recurrida, interpretando que se trataba de un plazo civil, se computaron como d铆as h谩biles a efectos de la determinaci贸n del plazo m铆nimo de tres d铆as que para la reincorporaci贸n a su puesto de trabajo debe concederse por el empleador al trabajador despedido improcedentemente conforme al art. 278 LRJS , los d铆as coincidentes s谩bado, domingo y d铆as festivos en la Comunidad Aut贸noma, declarando que la pretendida reincorporaci贸n del trabajador se efectu贸 extempor谩neamente –, obliga, de conformidad tambi茅n con lo informado por el Ministerio Fiscal, a estimar el presente recurso de casaci贸n unificadora, casando y anulando la sentencia recurrida, as铆 como los autos dictados en ejecuci贸n de sentencia que la ahora impugnada confirma;

y, resolviendo el debate suscitado en suplicaci贸n, se debe, resolviendo el incidente de no readmisi贸n ( arts.

280 y 281 LRJS ), declarar que el trabajador despedido no ha sido readmitido, y, en consecuencia, procede declarar extinguida en la fecha de esta sentencia la relaci贸n laboral que un铆a a las partes, as铆 como acordar que se abonen al trabajador las percepciones econ贸micas previstas en los apartados 1 y 2 del art. 56 ET a raz贸n del salario declarado probado en la sentencia firme que se ejecuta y, adem谩s, condenar al empresario al abono de los salarios dejados de percibir desde la fecha de la notificaci贸n de la sentencia que por primera vez declare la improcedencia hasta la de la presente resoluci贸n, descontando en su caso lo percibido en otro empleo. Sin imposici贸n de costas ( art. 235.1 LRJS ).

Por lo expuesto, en nombre de S. M. El Rey y por la autoridad conferida por el pueblo espa帽ol.

FALLAMOS

Estimamos el recurso de casaci贸n para la unificaci贸n de doctrina interpuesto por el trabajador ejecutante Don Eleuterio contra la sentencia de fecha 11-diciembre-2013 (rollo 209/2013) dictada por la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Baleares en el recurso de suplicaci贸n interpuesto por dicho trabajador contra el auto dictado por el Juzgado de lo Social n潞 3 de Palma de Mallorca en fecha 23- septiembre-2012 (autos 1098/2011) en proceso ejecuci贸n definitiva de sentencia de despido improcedente con opci贸n empresarial por la readmisi贸n siendo parte ejecutante el referido trabajador y ejecutada la empresa 芦MOTU PROPIO GENERAL DE CONSTRUCCIONES, S.L.禄, en estado legal de concurso de acreedores, habiendo sido citado el FONDO DE GARANT脥A SALARIAL. Casamos y anulamos la sentencia recurrida, as铆 como los autos dictados en ejecuci贸n de sentencia que la ahora impugnada confirma; y, resolviendo el debate suscitado en suplicaci贸n, se debe, resolviendo el incidente de no readmisi贸n ( arts. 280 y 281 LRJS ), declarar que el trabajador despedido no ha sido readmitido, y, en consecuencia, procede declarar extinguida en la fecha de esta sentencia la relaci贸n laboral que un铆a a las partes, as铆 como acordar que se abonen al trabajador las percepciones econ贸micas previstas en los apartados 1 y 2 del art. 56 ET a raz贸n del salario declarado probado en la sentencia firme que se ejecuta y, adem谩s, condenar al empresario al abono de los salarios dejados de percibir desde la fecha de la notificaci贸n de la sentencia que por primera vez declare la improcedencia hasta la de la presente resoluci贸n, descontando en su caso lo percibido en otro empleo. Sin imposici贸n de costas.

Devu茅lvanse las actuaciones a la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Baleares ,con la certificaci贸n y comunicaci贸n de esta resoluci贸n.

As铆 por esta nuestra sentencia, que se insertar谩 en la COLECCI脫N LEGISLATIVA, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

PUBLICACI脫N.- En el mismo d铆a de la fecha fue le铆da y publicada la anterior sentencia por el Excmo.

Sr. Magistrado D. Fernando Salinas Molina hall谩ndose celebrando Audiencia P煤blica la Sala de lo Social del Tribunal Supremo, de lo que como Secretario de la misma, certifico.

 

[1] DIARIO DEL DERECHO, 31 de mayo de 2016. Publicado en: http://www.iustel.com/diario_del_derecho/noticia.asp?ref_iustel=1153915