Vacaciones de verano.

Vacaciones de Verano. Imagen.

Lle­ga­do el mes junio, empie­zan en las empre­sas las pri­me­ras con­ver­sa­cio­nes sobre el repar­to de vaca­cio­nes, las pri­me­ras reser­vas, los pri­me­ros pla­nes… Esto es debi­do a que la fecha de las vaca­cio­nes debe cono­cer­se, con una ante­la­ción míni­ma de dos meses ante­rio­res al dis­fru­te de las mis­mas, esto quie­re decir, que si el tra­ba­ja­dor pre­ten­de dis­fru­tar de sus vaca­cio­nes en agos­to, como fecha lími­te, el tra­ba­ja­dor  debe cono­cer en junio sus vaca­cio­nes para el mis­mo año.

En apli­ca­ción del artícu­lo 38.1 del Esta­tu­to de los Tra­ba­ja­do­res, se esta­ble­ce un perío­do de 30 días natu­ra­les para el dis­fru­te de vaca­cio­nes, con la posi­bi­li­dad de divi­dir­se en par­tes, siem­pre y cuan­do al menos una de las par­tes dure más de dos sema­nas natu­ra­les, inin­te­rrum­pi­das. La juris­pru­den­cia ha esti­pu­la­do que el ini­cio de las vaca­cio­nes en día fes­ti­vo, no compu­ta como tiem­po de des­can­so.

Es nece­sa­rio resal­tar que el tra­ba­ja­dor  tie­ne dere­cho al dis­fru­te de sus vaca­cio­nes has­ta el día 31 de diciem­bre del mis­mo año. Una vez lle­ga­da esa fecha, cadu­ca­rá el dere­cho del tra­ba­ja­dor al dis­fru­te de las mis­mas, sin posi­bi­li­dad de con­ver­tir esos días, en una com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca por no haber­las dis­fru­ta­do.

A este res­pec­to, sólo caben tres excep­cio­nes:

 -INCAPACIDAD TEMPORAL. Cuan­do el tra­ba­ja­dor reci­ba el alta, podrá dis­fru­tar de esas vaca­cio­nes que no había dis­fru­ta­do por encon­trar­se de baja por IT, los casos más habi­tua­les, son emba­ra­zo y mater­ni­dad.

 -DESPIDO. En este caso, si no se han dis­fru­ta­do las vaca­cio­nes, debe incluir­se una com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca por el no dis­fru­te de las mis­mas. La com­pen­sa­ción será equi­va­len­te a un día de sala­rio, debien­do incluir­se dichas cuan­tías en la base de coti­za­ción a la Segu­ri­dad Social y des­em­pleo. Es el úni­co caso en el que cabe la sus­ti­tu­ción a for­ma eco­nó­mi­ca de las vaca­cio­nes.

 -ANTIGÜEDAD INFERIOR A 12 MESES. El tra­ba­ja­dor ten­drá dere­cho a la par­te pro­por­cio­nal al perío­do tra­ba­ja­do, sien­do la pro­por­ción a razón de 2,5 días por mes tra­ba­ja­do.

 Para el caso de no alcan­zar un acuer­do empre­sa-tra­ba­ja­dor sobre las vaca­cio­nes, se debe ini­ciar pro­ce­di­mien­to espe­cial y urgen­te ante la Juris­dic­ción Social, sin que una vez resuel­to, que­pa la inter­po­si­ción de recur­so alguno.